29 marzo 2021


AL PROFESOR ALBERTO BOVERIS, A UN AÑO DE SU FALLECIMIENTO.


“La integración y la cooperación en temas académicos, científicos y de transferencia de tecnología superan ampliamente la evolución competitiva o de confrontación; y constituyen el crecimiento colaborativo que puede darse en la universidad y sus institutos tanto en el aspecto intelectual y ético como en el pragmático” Alberto Boveris, 1999

Si nos preguntamos ¿Por qué recordamos a alguien especial y qué recordamos de él? Las respuestas serán distintas dependiendo del interlocutor. Seguramente se podrán entretejer relatos sobre las características humanas, sus triunfos, sus tropiezos, sus fracasos, su transitar por la vida.

Recordamos a un gran PROFESOR, un científico, un formador de recursos humanos y por sobre todo un visionario, Alberto Boveris.

Boveris (29/04/1940-28/03/2020) nació el 29 de abril de 1940 en Elortondo, Provincia de Santa Fe, con tan solo 22 años obtuvo su diploma como Farmacéutico y dos años más tarde se graduó de Bioquímico. En 1969 se recibió como doctor en Farmacia y Bioquímica con calificación sobresaliente. Alberto Boveris tuvo la posibilidad de crecer como científico compartiendo las “mesadas de trabajo” junto al Dr. Andres Stoppani y la Dra. Rebeca Gershman, años que marcaron su formación como investigador.

Sus logros académicos, científicos y estratégicos son inconmensurables, fue Investigador Superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) desde 1996 y profesor emérito UBA desde 2006 así como asesor-consultor en el Rectorado y miembro del Consejo Asesor del Rector para la ciencia, la tecnología y el desarrollo productivo. Ha publicado 285 documentos en revistas internacionales de alto impacto que han sido citados 25100 veces, con un índice h de 70. Ciento cincuenta autores argentinos y extranjeros han tenido el privilegio de compartir sus publicaciones. Ha sido autor de 61 capítulos en libros de referencia editados en Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Italia, España, Brasil, Japón, India y Alemania, y editor de 5 libros relacionados con sus temas de investigación, a la vez que ha dictado numerosas conferencias y artículos de divulgación. Alberto Boveris ha sido uno de los científicos argentinos con mayor número de publicaciones y de mayor volumen de citaciones en las publicaciones científicas de otros colegas en todo el mundo, motivo por el cual recibió el Premio Scopus en el año 2007. Sus méritos académicos han sido reconocidos por las universidades del mundo, ha sido nombrado Profesor Honorario de la Universidad de la República (Uruguay), de la Universidad del Sur de California (USA), de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (Perú) y Doctor honoris causa de la Universidad Nacional de Asunción del Paraguay.

La generosidad de sus cualidades como científico y docente se pueden observar si vemos el rol central que tuvo en la formación de recursos humanos. Dirigió, 23 tesis doctorales de la Universidad de Buenos Aires. Asimismo, organizó y dictó numerosos cursos de posgrado, nacionales e internacionales. Fomentó la participación de estudiantes de grado en tareas de investigación, en reuniones científicas, congresos y simposios. Distinguidos científicos de la Universidad de Buenos Aires y el CONICET han sido formados por el Prof. Boveris y actualmente lideran grupos de investigación de alta calidad en el marco del Instituto de Bioquímica y Medicina Molecular creado por él.

Los aportes al conocimiento científico y al desarrollo tecnológico del Dr. Boveris son numerosos. Sus investigaciones en el campo de la bioquímica, la química básica, la química aplicada y la medicina representan un importante aporte al conocimiento. Las líneas de trabajo desarrolladas durante su trayectoria científica comprenden el conocimiento del estrés oxidativo; el descubrimiento de la Reacción Boveris–Cadenas sobre el proceso de envejecimiento celular por los radicales libres del oxígeno y del nitrógeno; su estudio sobre el metabolismo y la fisiología mitocondrial y el concepto de estrés oxidativo; la biofísica y biogénesis mitocondrial; las patologías asociadas al estrés oxidativo y la disfunción mitocondrial, el envejecimiento y la neurodegeneración. Asimismo, los estudios sobre toxicidad del cobre y del hierro, y el efecto de los antioxidantes en diferentes modelos experimentales fueron líneas iniciadas por Alberto Boveris mediante el desarrollo de métodos originales de determinación y cálculo de las concentraciones en estado estacionario de especies reactivas del oxígeno en mitocondria, estudios cinéticos y termodinámicos. Es interesante destacar que el Dr. Boveris es pionero en el campo del estudio del estrés y daño oxidativo en la Argentina, y ha formado en este tema a numerosos investigadores que actualmente siguen el desarrollo de sus líneas de trabajo en el IBIMOL y en otras instituciones, tanto en nuestro País como en Estados Unidos, Uruguay, Brasil, España y Alemania.

A lo largo de su trayectoria impulsó la transferencia de tecnología desde la universidad hacia el gobierno y la empresa, actividad que comenzó en el año 1986, siendo Secretario de Promoción Científica y Tecnológica de la Universidad y luego concretó con la formación de UBATEC, como entidad administradora de la actividad científica en el año 1991, de la cual fue presidente en dos periodos (1998-2003 y 2008-2012).

Su trayectoria científica y académica ha sido reconocida por numerosas instituciones nacionales e internacionales. Boveris fue galardonado con la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania en el año 2014, por su valioso aporte a la profundización de las relaciones bilaterales y cooperación académica entre Argentina y Alemania. Finalmente, en 2017 fue distinguido como Personalidad Destacada en la Ciencia, la Tecnología y la Educación por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

La trayectoria académico-científica del Prof. Boveris ha dejado marcas en la ciencia Argentina y en la formación de recursos humanos, no sólo en la generación y transmisión del conocimiento sino también forjando el espíritu científico que llevó a sus colaboradores y científicos a seguir sus pasos en al área de las ciencias bioquímicas y médicas a nivel nacional e internacional. En consecuencia, la creación del Instituto de Bioquímica y Medicina Molecular no ha sido casual ni caprichosa, sino que es la expresión intelectual, ética y pragmática de los valores personales de Alberto Boveris y de su idea de lo que debía ser el desarrollo científico y la excelencia académica.

Si bien su salud se encontraba muy debilitada durante sus últimos pasos, el compromiso como docente continuó intacto. Seguramente muchos lo recordaran por sus logros, pero por sobre todas las cosas el Prof. Boveris es rememorado por OÍR, no importaba quien era el interlocutor, él saludaba como un caballero, se detenía ante todos y en sus palabras siempre hubo un mensaje de humildad y grandeza para transmitir su enseñanza. Esa es la verdadera huella que hoy deseamos conmemorar al pensar en el profesor Alberto Boveris.